ActualidadCloudTransformación

Concepciones erróneas sobre la nube que siguen persiguiéndonos

Hace un par de meses tuve una discusión con un grupo de fotógrafos sobre el tema de los servicios en la nube. A mi, como entusiasta de la tecnología, me parece ya tan superados ciertos miedos y errores de planteamiento que salieron a la luz en aquella conversación que no daba crédito. Entre estos profesionales hay muchos que, a día de hoy, tienen más trayectoria en el mundo analógico, el carrete y aquellas cosas, que en el plenamente digital. Les excuso por ello, pero, aún así, en pleno 2016 no fiarse de la nube cuando, en realidad, no paran de usar servicios en ella sin ni siquiera saberlo, es, cuanto menos, una incongruencia.

Pero parece que este tipo de aversión a las soluciones del cloud frente a las clásicas soluciones “on premise” no es algo que únicamente afecte a mis estimados compañeros fotógrafos. O al menos eso es lo que se desprende de 4 Cloud Security Misconceptions That Won’t Go Away, un artículo en el que se repasan cuatro ideas erróneas sobre la seguridad de los servicios en la nube que parecen haber echado raíces entre los responsables de las empresas. 

¿Cuáles son estos errores tenaces?

  1. La empresa no tiene el control de la seguridad de sus datos
  2. Los proveedores de servicios en la nube no son confiables
  3. Todas las soluciones en la nube son creadas de la misma manera
  4. La nube pública es igual de segura que un servicio privado de file-sharing o nube privada

Son algunos errores de concepto sobre las soluciones en la nube que el citado artículo profundiza y que muchas veces llevan a los responsables de la adquisición de tecnología o de la transformación digital a seguir teniendo reticencias a dar el paso hacia las soluciones en la nube. Nuevamente considerar que la tecnología no es la pregunta, si no la respuesta ante una necesidad. ¿Es mejor los servicios en la nube que los locales? Todo depende de qué, para qué y por qué.

Entrada anterior

Experiencia de cliente y sostenibilidad ¿son compatibles?

Entrada siguiente

La nueva realidad digital: cada vez, menos llamadas